Animales y Mascotas

Riesgos y cuidados de tu gato en el balcón

Gato en el balcón

Son mascotas ideales para pisos o pequeños apartamentos, aunque pueden causar varios dolores de cabeza a sus dueños. Uno de los más comunes, principalmente entre quienes habitan en los niveles más altos de los edificios, se refiere a las aventuras de un gato en el balcón. Su naturaleza curiosa y traviesa, además de su impresionante agilidad y una seguridad en sus sentidos como pocas especies, convierten a los mininos en verdaderos temerarios. Aparentemente sin miedo a morir.

Pero más que la curiosidad, la imprudencia es la que en ocasiones termina por generar tragedias. Por ello, aquellos que adopten un felino como animal de compañía y su domicilio se encuentre a varios metros sobre el nivel del piso, deben tomar las medidas preventivas para evitar desenlaces indeseados. Porque a pesar de lo que muchos piensen, no son siete las vidas del gato.

Gatos voladores

Hay quienes aseguran que los gatos tienen la facilidad de ‘planear’ cuando se encuentran en el aire. Del mismo modo, siempre que saltan o se caen, aterrizan sobre sus cuatro patas. Esto obedece a que su piel es un poco más grande que su cuerpo. Lo que da la impresión de que despliegan sus extremidades como alas, disminuyendo la velocidad de la caída y amortiguando los golpes.

Lo anterior no son más que ilusiones ópticas, alimentadas en parte por la ‘leyenda’ ya comentada de sus múltiples vidas. Las probabilidades de que un felino sobreviva de una caída desde un piso 10, por ejemplo, son muy bajas. Si bien existen casos ‘milagrosos’, estos conforman la excepción de la regla.

Cuidados al tener a un gato en el balcón

Los cachorros son los que requieren de mayor atención. Como es natural, en esta etapa todo es una novedad y todo lo quieren descubrir. Vislumbrar el mundo exterior, más allá de los límites de su hogar, puede llevarlos a cometer una locura. Mientras son pequeños no tienen desarrollado el instinto de supervivencia, que les permite advertir y evitar los peligros.

Los ejemplares adultos comprenden un poco más los riesgos. Pero esto no implica que eventualmente puedan sucumbir frente al síndrome del gato volador o paracaidista. Una situación que ocurre cuando ven un ave o un insecto que aparentemente está a su alcance y saltan tras su presa sin medir las consecuencias (ni las distancias).

Lo que se recomienda es restringir el acceso a los bordes, principalmente cuando las mascotas se quedan solas en casa. En tiendas especializadas es posible adquirir accesorios como rejillas, redes, celosías o mosquiteras que ofrecen un mínimo de protección a los animales y tranquilidad a sus dueños.

A jugar

Los mininos requieren de actividades lúdicas a diario para combatir el aburrimiento y la ansiedad. Una buena estrategia para que tu gato en el balcón esté tranquilo, es asegurarte que toda la energía que lleva acumulada la consuma jugando contigo.

okdiario.com

Siguenos en Google News como: NOTICIAS VENEZUELA

Noticias VENEZUELA

Deja una respuesta