Política

Gobierno interino será simbólico después del 6D, afirman politólogos

Gobierno interino será simbólico después del 6D, afirman politólogos

El gobierno interino, que encabeza Juan Guaidó, quedará reducido a un espacio “simbólico” aunque las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre sean cuestionadas y desconocidas nacional e internacionalmente, opinan analistas políticos consultados por Efecto Cocuyo.

“Juan Guaidó no tiene capacidad ni poder a lo interno para imponer la continuidad administrativa de la Asamblea Nacional (electa en 2015) más allá de la discusión jurídica que eso supone. La oposición va a perder el bastión institucional que le sirvió para debilitar a Maduro y para construir un contrapoder”, expresa el politólogo y abogado constitucionalista Luis Salamanca.

El 5 de enero de 2021 termina el periodo del Parlamento que dirige Guaidó, según establece la Constitución. Sin embargo, el sector de la oposición que respalda al diputado propone permanecer en funciones hasta que se convoquen elecciones realmente competitivas, libres y transparentes en el país y ha convocado una consulta popular para refrendar esta táctica.

Por su parte, el chavismo gobernante “reseteará” el Estado a su conveniencia, señala Salamanca: “El chavismo va a tomar de nuevo el control absoluto del Estado y va a tomar medidas para resetearlo, ahora con la posibilidad legal que le brindará la Asamblea Nacional, seguramente van a legitimar autoridades en el Consejo Nacional Electoral, por ejemplo, para darles el mayor tiempo posible en los cargos”.

Para el analista, el efecto político será similar al de 2005 cuando el chavismo se hizo del Poder Legislativo, por la abstención de la oposición, reformó el sistema político y cambió la configuración de poder dentro del Tribunal Supremo de Justicia y el CNE para controlarlos.

No obstante, aclara que las condiciones electorales distan mucho de ser las mismas de 2005, pues “actualmente son aberrantes”.

Aunque justifica la decisión de la oposición que respalda a Guaidó de no participar en los comicios del 6D, no la comparte: “No se valoró, al dejar de participar, que se está renunciando al bastión más importante desde el cual se puede dar una mejor lucha en el seno del Estado. Ciertamente no hay condiciones electorales democráticas, pero el evento del 6 de diciembre es el espacio donde se está peleando el poder fáctico”.

Agrega que la oposición tendrá que luchar desde afuera de las instituciones a riesgo de mayor represión y persecución y con los efectos que pueda tener en el respaldo internacional a Guaidó que “llegó hasta donde llegó porque es el presidente de la Asamblea Nacional electa por voto popular”.

No es una elección

Salamanca subraya que las parlamentarias no son una elección sino un acto de votación. “Es más un acto mecánico de ir a depositar un voto porque el ejercicio del sufragio, como derecho, es la posibilidad de poder escoger entre varias opciones que puedan realmente competir entre ellas no existe”, argumenta.

En su opinión, el Partido Socialista Unido de Venezuela dominará la mayoría calificada (las dos terceras partes) de la Asamblea Nacional “básicamente por forfeit de la oposición mayoritaria y la debilidad de la oposición minoritaria que participa”.

Oposición debilitada

Por su parte, el politólogo Andrés Stambouli coincide en que la Asamblea Nacional electa en 2015 y, por lo tanto, el gobierno interino “no tendrá ninguna capacidad decisoria en el país”, pues el gobierno de Nicolás Maduro impondrá por la fuerza al nuevo Poder Legislativo que resulte del 6 de diciembre.

“Los diputados actuales no serán reconocidos y el Tribunal Supremo de Justicia va a declarar fenecida esa Asamblea Nacional. Hay una alta probabilidad de que ocurra un debilitamiento de eso que se ha llamado el gobierno interino y que la Asamblea Nacional actual pierda relevancia y eso obligará a un nuevo relacionamiento y recomposición interna de los factores de oposición”, señala.

Este profesor universitario sostiene que el gobierno chavista tiene un interés estratégico en sustituir el Parlamento sin disolverlo formalmente. “Se ha cuidado de revestir de legalidad su decisión aunque es de dudosa legitimidad”, expresa.

El interés por el control del Legislativo pasa, según Stambouli, por las decisiones trascendentales que están próximas como la elección de un nuevo Consejo Nacional Electoral porque el actual es temporal, según reveló Rafael Simón Jiménez cuando aún ocupaba el cargo de rector.

La posibilidad de activar un referendo revocatorio en contra de Maduro también está en puerta y, controlando la Asamblea Nacional, el chavismo gobernante podrá bloquear la activación de este mecanismo que pudiera activar el gobierno interino.

Maduro sin legitimidad

Maduro también se enfrentará a grandes dificultades. Andrés Stambouli afirma que el gobernante chavista seguirá siendo desconocido pues las elecciones presidenciales de 2018 fueron inconstitucionales.

Sin embargo, aunque la legitimidad del mandatario sea cuestionada, la comunidad internacional seguirá tratando con él porque es quien controla la Fuerza Armada, el territorio y toma las decisiones públicas lo que se ha hecho evidente con la sentencia de un tribunal de Londres que revoca el control de Juan Guaidó sobre las reservas de oro que tiene el Banco Central de Venezuela en ese país, señala el profesor universitario.

“Maduro seguirá siendo desconocido por el mundo, esta Asamblea Nacional tampoco será reconocida porque se da en un contexto en el que Maduro devastó la democracia para hacerla”, agrega Salamanca.

Ambos analistas refieren que las elecciones presidenciales en Estados Unidos serán determinantes para el sector que respalda a Juan Guaidó, pues una posible victoria de Joe Bien “cambiará la tónica” en la política exterior hacia Venezuela aunque sin dejar de desconocer a Maduro.

efectococuyo.com

Siguenos en Google News como: NOTICIAS VENEZUELA

Noticias VENEZUELA

Deja una respuesta