Animales y Mascotas

¿Qué es el parvovirus canino y cuáles son sus síntomas?

¿Qué es el parvovirus canino y cuáles son sus síntomas?

El parvovirus canino es una enfermedad viral muy común en los perros, sobre todo en los cachorros. Es altamente contagiosa y puede ser letal. Es importante saber que en ningún caso se transmite al ser humano, pero aún así es esencial acudir a la clínica veterinaria a la mayor brevedad posible ante el más mínimo síntoma en los perros. Por supuesto, también hay que vacunarles contra el parvovirus porque las consecuencias para su salud pueden ser muy negativas.

¿Qué es?

El parvovirus canino es una enfermedad que afecta generalmente a las células que se están reproduciendo, aunque también puede dañar los glóbulos rojos presentes en el torrente sanguíneo y órganos vitales como el corazón. La vía de transmisión es el contacto oral con heces de perros infectados. El virus permanece en las heces incluso varias semanas después del contagio del animal. Aunque puede afectar a perros de todas las edades, las complicaciones suelen darse en cachorros.

Además de la edad, hay otros factores que influyen en el diagnóstico y pronóstico de la enfermedad, como por ejemplo la raza. Por ejemplo, los labradores y rottweiler son los que tienen mayor probabilidad de contagiarse, así como de sufrir los síntomas más graves.

¿Cómo se contagia?

Los más vulnerables son los cachorros menores de seis meses, aunque este virus también se da en perros adultos que no están vacunados. De ahí lo importante que es visitar regularmente al veterinario y seguir de forma estricta el calendario de vacunación de las mascotas.

Aunque existen diferentes vías de contacto, lo más común es que la enfermedad se transmita oralmente. En los paseos diarios los perros pueden entrar en contacto con heces infectadas, aunque nosotros mismos también podemos portarlo en nuestros zapatos sin saberlo. Algunos roedores e insectos pueden ser huéspedes del parvovirus, de forma que la desapasitación es una de las principales medidas de prevención.

¿Cuáles son los principales síntomas?

El periodo de incubación del parvovirus es de unos cinco días. A partir de entonces comienza la fase aguda de la enfermedad. Los perros se muestran tristes y presentan cambios en su comportamiento. Además, suelen tener fiebre alta, diarrea y vómitos. A muchos cachorros se les recoge el vientre, y en algunos casos hay restos de sangre en la diarrea. Uno de los principales riesgos es la deshidratación, así que es muy importante proporcionar agua a los animales.

Ante cualquiera de estos síntomas, hay que llevar rápidamente al perro al veterinario. El parvovirus es una enfermedad de carácter grave que requiere tratamiento médico en todos los casos. Suele ser necesaria su hospitalización para combatir la deshidratación y administrar electrolitos.

A día de hoy no existe un tratamiento específico, por lo que el veterinario se ocupa de estimular su sistema inmune y tratar la deshidratación. Una de las causas comunes de la mortalidad en perros con parvovirus es la proliferación bacteriana, así que también se administran antibióticos.

Las primeras 48 horas son clave ya que, debido principalmente a la deshidratación, muchos perros mueren.

¿Cómo evitar el parvovirus en perros?

La vacuna es la forma más efectiva de prevenir la enfermedad. La primera dosis se administra ocho semanas después del nacimiento, y hay que repetir la dosis cada tres semanas en dos ocasiones. El motivo por el que hay que repetir las dosis es porque los anticuerpos protectores de la madre pueden hacer que la vacuna pierda eficacia.

Tal y como hemos indicado, son los cachorros los que están más en riesgo de sufrir parvovirus porque su sistema inmunitario todavía no está maduro. Por este motivo, incluso después de ser vacunados, es esencial evitar lugares públicos y parques hasta que reciban la dosis final. Lo más importante es alejar a los perros de las heces de otros canes ya que esta es la principal vía de transmisión.

La higiene es fundamental, de forma que hay que limpiar y desinfectar todos los objetos del hogar para eliminar el virus. La limpieza diaria de patas y pelaje del perro, así como de nuestros zapatos, es clave.

El parvovirus canino es una enfermedad infecciosa de carácter grave y muy difícil de curar, sobre todo en los cachorros menores de seis meses. En algunos casos las mascotas sufren una recaída, algo común si deja secuelas en órganos vitales o tienen una patología cardíaca. Ante la más mínima sospecha, hay que ponerse en contacto con el veterinario de inmediato para prevenir complicaciones graves.

okdiario.com

Siguenos en Google News como: NOTICIAS VENEZUELA

Noticias VENEZUELA

Deja una respuesta