Política

Unidad nacional será prioridad para gobierno de Biden, opinan internacionalistas

Unidad nacional será prioridad para gobierno de Biden, opinan internacionalistas

El 46° presidente de Estados Unidos Joe Biden pronunció un discurso conciliador en el que convocó a la unidad nacional. El demócrata insistió en que lo más importante de la democracia es la unidad y que solo unidos los estadounidenses podrán enfrentar la rabia, el resentimiento, el odio, el extremismo, el terrorismo interno, la falta de ley, la violencia, la enfermedad, el desempleo y la desesperanza.

“Sin unidad no hay paz, solo amargura y furia, no hay progreso, solo una ira desgastadora, no hay una nación sino un estado de caos. La unidad es el camino hacia adelante”, manifestó.

El nuevo jefe de Estado hizo énfasis en sanar las “heridas” y apelar a la tolerancia. “Debemos poner fin a esta guerra incivil que pone a rojos contra azules, el mundo rural contra el mundo urbano, conservadores contra progresistas”, exclamó.

El reiterado llamado de unidad no es casual y revela los profundos problemas sociales que enfrenta el nuevo mandatario, en opinión del internacionalista Félix Arellano.

“Esto pone claramente en evidencia lo consciente que está de la grave situación que vive el país con la pandemia de COVID-19 y el número de fallecidos que ha dejado, el racismo al que llamó una enfermedad sistémica, el extremismo blanco, los problemas migratorios y económicos”, expone.

El profesor universitario considera que el discurso pone de manifiesto que Biden buscará resolver la polarización como primer punto en su agenda: “La grave polarización que vive el país lo debilita ante el mundo, por eso habló de la necesidad de mantener el faro para el mundo que ha sido Estados Unidos cuya democracia fue golpeada, pero prevaleció con la posición de la Corte de Justicia y de varios líderes republicanos, entre ellos el Vicepresidente (Mike Pence), que le dieron prioridad a la democracia y a la Constitución”.

“Tiene un país dividido, polarizado, con resentimiento y ese es el tema que va a acaparar su atención en los próximos meses”, agrega.

Aliado de Europa

Aunque en el discurso de poco más de 20 minutos Biden no se refirió a lo que será su política exterior, Arellano espera que su administración repare las relaciones con la Unión Europea que dinamitó el presidente saliente Donald Trump.

“Su candidato a secretario de Estado fue muy claro sobre el tema venezolano, ha dejado claro que es un tema bipartidista y que están conscientes de que la presión es necesaria, pero apostarán por una mayor cooperación internacional”, afirma.

La internacionalista Giovanna De Michele coincide en que Biden se acercará a Europa. “Habló del liderazgo de Estados Unidos en el mundo, de reparar las alianzas, eso me recuerda las palabras que dio la presidenta de la Comisión Europea (Ursula Von der Leyen) cuando dijo que Estados Unidos estaba de vuelta, que habían recuperado a su gran aliado y socio. Veremos relaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea mucho más estrechas en asuntos de interés común. Estados Unidos va a necesitar a la Unión Europea para abordar las relaciones con Irán, Corea del Norte, Venezuela y Cuba”, señala.

Subraya que una de las herencias que dejó Trump es la inclusión de Cuba en la lista de países que no cooperan contra el terrorismo lo que calificó como una “herencia pesada” para Biden si el jeje de Estado aspira acercarse al gobierno cubano para presionar un cambio democrático en Venezuela.

De Michele atribuye las escasas referencias a la política exterior en el discurso de la toma de posesión a la tradición, pues estos mensajes suelen no ser tan densos ni detallados. El conflicto político también incide. “No podía concentrarse en un discurso de detalles porque esto afianzaría más sus diferencias con su antecesor (Trump) y enturbiaría más el clima político que hay, no es lo mismo dar un discurso sin el presidente saliente presente y en medio de una diatriba muy feroz y cruenta como ha sido la del supuesto fraude que ha puesto en duda la victoria de Biden”, explica.

La profesora universitaria opina que el discurso “fue más humano que político”. “Hizo mucha énfasis en la necesidad de restablecer la unión de la sociedad estadounidense, en la necesidad de acabar con todo tipo de discriminación basada en el supremacismo que se venía imponiendo en los últimos tiempos. Habló de los retos que representa para su gestión el tener que combatir las consecuencias del COVID-19 desde el punto de vista económico y social, los retos que enfrentan las organizaciones políticas”, concluye.

efectococuyo.com

Siguenos en Google News como: NOTICIAS VENEZUELA

Noticias VENEZUELA

Deja una respuesta