Economía

La inflación sigue opacando al nuevo salario mínimo

nuevo salario mínimo

El reciente incremento, al igual que los anteriores, se queda corto debido a la baja productividad y la caída de la economía venezolana. Expertos aseguran que el país debe recuperar la generación de ingresos y aumentar la producción para que el salario vuelva a tener poder adquisitivo.

Caracas. En un año, el gobierno de Nicolás Maduro ha hecho cuatro aumentos del salario mínimo, dos de ellos por debajo de la mesa y sin anunciarlo públicamente. El último, anunciado el pasado 1° de mayo, además de seguir siendo ínfimo comparado con la cesta básica, mantuvo el patrón de años anteriores de ir por detrás de la tasa de inflación. 

El nuevo salario mínimo, fijado en 7 millones de bolívares, equivale 2,47 dólares según la tasa de cambio publicada este 3 de mayo por el Banco Central de Venezuela (BCV). Si bien el aumento nominal fue de 289 % respecto al salario fijado a inicios de marzo, se mantiene como el ingreso mínimo más bajo de Latinoamérica. 

El incremento irrisorio hecho por las autoridades se evidencia también al compararlo con la inflación. Entre marzo 2020 y marzo 2021, la tasa interanual fue de 3012 %,  de acuerdo con cifras del BCV, mientras que, respecto a mayo del año pasado (Bs. 400.000), el salario mínimo aumentó 1650 %.

De manera que, según cálculos de Crónica.Uno basados en la proyección de Econométrica de 2298 % de inflación interanual entre abril 2020 y abril 2021, en términos reales el salario mínimo cayó 27 %. En mayo del año pasado, el salario mínimo comenzó su vigencia con una equivalencia de aproximadamente 2,3 dólares.

¿El aumento es suficiente?

En marzo el salario fue aumentado de 1,2 millones a 1,8 millones de bolívares, lo que para entonces era equivalente a 90 centavos de dólar mensuales. Ese mes, el Centro de Documentación y Análisis de los Trabajadores (Cenda) calculó el costo de la canasta alimentaria en 429,4 millones de bolívares.

Es decir, el aumento no impidió que, a finales de mes, un trabajador con ingreso mínimo o un pensionado solo pudiera comprar 0,4 % de los alimentos necesarios para la subsistencia de su grupo familiar. Incluso el personal de más alto rango (profesional universitario) solo podía cubrir 1,27 % de la canasta con los Bs. 5,5 millones que ganaba.

Alejandro Castro, jefe de operaciones de Econométrica, explica qué se requiere para recuperar el poder adquisitivo del salario mínimo:


Marzo, de por sí, fue el mes con la inflación más baja en 12 meses (16,1 %, según el BCV), mientras que en abril firmas de análisis financiero como Econométrica y Ecoanalítica proyectan tasas de inflación mayores, impulsadas principalmente por el alza del tipo de cambio.

Lee también

Precios de repuestos y accesorios para vehículos aumentaron a un ritmo similar al del dólar

Cálculos propios de Crónica.Uno reflejan que en las últimas dos semanas de abril los precios de alimentos como carne de res y algunas hortalizas aumentaron entre 20 % y 55 %. Solo entre mediados de marzo y mediados de abril, víveres y quesos aumentaron entre 20 % y 120 %.

¿Ha cambiado algo respecto a otros incrementos?

Lejos de mejorar el poder adquisitivo de trabajadores públicos y pensionados, el incremento a 7 millones de bolívares puede que termine pasando sin pena ni gloria, como es costumbre desde que Venezuela entró, en 2017, en una espiral hiperinflacionaria. 

De hecho, desde  la puesta en vigencia de la reconversión monetaria, con un incremento del salario mínimo a 1800 bolívares, los aumentos que le siguieron fueron ínfimos comparados con la inflación de esos períodos. 

En mayo de 2019, por ejemplo, el salario pasó de 18.000 a 40.000 bolívares, 122 % de incremento que se quedó corto ante una inflación que, según datos del BCV, llegó a 1047 % entre finales de noviembre y finales de abril de ese año.

¿Cómo quedaron las tablas?

Antonio Suárez, presidente de la Federación Nacional de Empleados Públicos (Fedeunep), explicó a Crónica.Uno que un trabajador nivel bachiller, con 10 años de antigüedad y primas por hijos, tendrá un ingreso fijo promedio de entre tres y cuatro dólares mensuales.

A eso tienes que agregarle el bono de estabilización económica (40 % sobre el sueldo base), el bono de alimentación (2,4 millones de bolívares) y el bono de máxima eficiencia a través del sistema Patria, que en abril fue de 15 millones de bolívares para trabajadores activos”, dijo Suárez.

De manera que, según sus cálculos, el empleado de menor rango podría devengar cerca de nueve dólares al mes, mientras que en el otro extremo, el profesional tipo 3, podría tener un ingreso promedio de 22 dólares si se suman los bonos, aunque solo la mitad tendría incidencia en prestaciones sociales.

Tabulador salarial de Administración Pública – Mayo 2021 by Crónica Uno on Scribd

Lee también

Médicos carabobeños migran a la economía informal por precariedad de salarios

¿Cómo recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores públicos?

Un estudio de la consultora Anova Research, junto con el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), indica que hasta enero de este año el salario promedio de las empresas privadas rondaba los 70 dólares, que variaba según el sector económico y el cargo de cada trabajador.

Ello en un contexto en el que el gobierno de Maduro le ha puesto freno a los controles de cambio y precios que, por consiguiente, se tradujeron en cierto respiro para el sector privado.

El economista y jefe de operaciones de Econométrica, Alejandro Castro, considera que es clave que Venezuela aumente la generación de ingresos y recupere la producción, petrolera y no petrolera, para que el salario de la Administración Pública tenga poder adquisitivo.

cronica.uno

Siguenos en Google News como: NOTICIAS VENEZUELA

Noticias VENEZUELA

Deja una respuesta