Internacionales

las críticas a la carrera espacial de los multimillonarios – Prensa Libre

Jeff Bezos, Richard Branson y Elon Musk

Jeff Bezos, Richard Branson y Elon Musk


Los pocos minutos que Richard Branson, fundador de Virgin Group, pasó en el espacio recientemente fueron una hazaña histórica para el negocio del turismo espacial. Sin embargo, muchos críticos aseguran que este y otros multimillonarios están «errando el tiro» al mirar a las estrellas y dejar atrás un planeta plagado de problemas que las grandes inversiones podrían solucionar.

La apuesta por el espacio se produce en un momento especialmente vulnerable en la Tierra. La pandemia sigue causando muchas muertes y las históricas olas de calor que se suceden hacen temer que la crisis climática haya alcanzado un nuevo nivel peligroso. Entre las posibles consecuencias, han advertido desde las Naciones Unidas, las regiones pobres del planeta podrían sufrir hambrunas generalizadas como consecuencia de ambos problemas. De ahí, que estos viajes al espacio estén generando un gran debate social.

Lea también: Así será el vuelo en el que Jeff Bezos sí irá al espacio, no como Richard Brandson

Robert Reich, economista y secretario de Trabajo de Estados Unidos durante el mandato de Bill Clinton (de 1993 a 1997), ha sido una de las personas que comentaba en redes sociales estos viajes al espacio: «¿Alguien más está alarmado por el hecho de que los multimillonarios estén llevando a cabo su propia carrera espacial privada, mientras las olas de calor que baten récords están provocando un ‘dragón de nubes que escupe fuego’ y cocinando a las criaturas marinas en sus caparazones hasta la muerte?».

Otro crítico es David Beasley, director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de la ONU. Según expresó en su cuenta de Twitter, para salvar a las 41 millones de personas que morirán de hambre este año en el mundo hacen falta 6.000 millones de dólares (unos 5.084 millones de euros). En el mismo tuit Musk, Branson y Bezos (los hombres en la carrera espacial) a asociarse para luchar contra el hambre: «¡Podemos resolver esto rápidamente!».

También se ha elaborado una petición de change.org para no permitir que Bezos vuelva a la tierra. Hasta la fecha, ha conseguido más de 150.000 firmas bajo la premisa de que «los multimillonarios no deberían existir… ni en la Tierra, ni en el espacio. Pero si deciden lo segundo, deberían quedarse allí».

Antecedentes

Los viajes espaciales han pasado en los últimos años de ser proyectos gubernamentales a seducir a la industria privada. Elon Musk se convertía en mayo de 2020 en el fundador de la primera empresa privada que lanzaba un vuelo tripulado al espacio. Desde entonces, Space X ha sido elegida como la única empresa que creará las naves espaciales para la próxima misión Artemis de la NASA que enviará astronautas a la Luna.

Pero el cambio hacia la privatización no sólo ha puesto a las empresas de los multimillonarios a la cabeza de los logros científicos, sino que ha acelerado el impulso de los programas de turismo espacial, que —por ahora— tienen un precio restringido únicamente a los ultra ricos.

Lea también: Richard Branson rifará dos cupos para viajar al espacio con Virgin Galactic

También se habla ya de hoteles espaciales de lujo. Orbital Assembly Corp. anunció a principios de este año planes para un hotel de 280 huéspedes llamado Voyager Station, que, según dijo, abrirá sus puertas en 2027. La empresa espera trabajar con SpaceX como socio en el proyecto.

Los millonarios en la carrera espacial

El pasado domingo, 11 de julio, Branson viajó a unos 80 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra en su nave espacial Virgin Galactic con el objetivo de «evaluar la experiencia del astronauta privado». Aunque no es el primer multimillonario en conseguirlo (el pionero fue el ingeniero Dennis Tito, el 30 de abril de 2001), sí es el primero en hacerlo en su propia nave. Para Sirisha Bandla, vicepresidenta de Asuntos Gubernamentales y Operaciones de Investigación Virgin Galactic, su misión fue un éxito. La empresaria voló con Branson y realizó un experimento sobre las expresiones genética de las plantas. Una prueba sobre si la investigación científica es factible en los vuelos espaciales de Virgin Galactic.

Siga toda la información de negocios en Forbes Colombia.

Jeff Bezos, fundador de Amazon y hombre más rico del mundo, tiene previsto salir de la Tierra en su nave Blue Origin el próximo 20 de julio (y viajar más lejos que Branson, unos 100 kilómetros). En principio, le iba a acompañar un turista espacial que pagó 28 millones de dólares (23,7 millones de euros) en una subasta por un asiento en este vuelo tan peculiar. Sin embargo, la compañía de Bezos ha anunciado que su agenda no se lo permite y será sustituido por Oliver Daemen, un joven que se graduó el año pasado del colegio y se está tomando un año sabático antes de entrar a estudiar Física y Gestión de la Innovación en la Universidad de Utrecht (Países Bajos).

Elon Musk, fundador de Tesla y SpaceX, también está en la carrera, aunque no ha anunciado sus planes de viaje. A pesar de ello, SpaceX está considerada como la empresa líder de la industria espacial privada, y el multimillonario ha hecho saber que su principal prioridad es convertir a los humanos en una «especie interplanetaria».

Publicado en Forbes España.

* En alianza con Forbes México, artículo de Forbes Staff.

‘,
) );
?–>


Fuente

Siguenos en Google News como: NOTICIAS VENEZUELA

Noticias VENEZUELA

Deja una respuesta